Datos personales

Mi foto
Lima, Peru
Filósofo e historiador. Nace en España en 1937 y llega al Perú como jesuita en 1957. Formación: humanidades clásicas y literatura, filosofía e historia. Especialización sucesiva: narrativa latinoamericana, filosofía moderna, filosofía de la existencia, historia de la emancipación peruana, pensamiento lukacsiano, historia de la ingeniería peruana y filosofía de la interculturalidad Profesor de la UNI (y rector 1984-89) y otras instituciones académicas en Perú, Budapest, Brasil y Túnez. Autor de 26 libros, 70 colaboraciones en obras colectivas y 150 artículos en revistas. Actualmente dirige el Centro de Historia UNI y es profesor de postgrado en la Universidad Nacional de Ingeniería. Participa activamente en el debate intelectual peruano desde la sociología de la literatura, el marxismo lukacsiano, las perspectivas postmodernas y la filosofía de la interculturalidad. En su libro "Adiós a Mariátegui. Pensar el Perú en perspectiva postmoderna" propone, como horizonte utópico de la actualidad, la convivencia digna, enriquecedora y gozosa de las diversidades que enriquecen a la sociedad peruana. Contacto: jilopezsoria@gmail.com

12 abr. 2012

José [Watanabe], amigo


José Ignacio López Soria

Publicado en: Puente. Ingeniería, sociedad, cultura. Lima, CIP, año III, n° 8, mar. 2008, p. 33-35.


Otros colegas se ocuparán, sin duda, de José Watanabe como escritor. Yo voy a hablar de José o Wata, como le decíamos los amigos.   

A José lo conocí hace años, a mediados de los 70. Andaba por entonces empeñado, con Marco Martos y Lorenzo Osores, en sacar una nueva revista de creación y crítica cultural. A invitación de Marco, a quien encontré en la UNI de profesor de lengua, me incorporé pronto al grupo, como lo hicieron también Gredna Landolt, Tito Flores Galindo, Pablo Macera, Pablo Guevara, y Oscar Peña, este último en calidad de “agente financiero”. Para llevar a cabo el proyecto, compartir inquietudes y tomarnos unos tragos (generalmente, cerveza y ron del barato) nos reuníamos los sábados en una de nuestras casas. Cambiamos luego las casas por el Wony, un chifa del centro de Lima, a donde acudíamos religiosamente todos los viernes, además de los días –que no eran pocos- en que había mítines zurderos en la plaza San Martín. Tardamos dos años, pero al fin salió el primer y único número de Vaca sagrada (marzo, 1978), con una excelente portada, una vaca de generosas ubres de Tilsa Tsuchiya, textos de varios de nosotros, creaciones de Toño Cisneros y Jorge Díaz Herrera y hasta un par de poemas de Pablo Macera.

De esas primeras reuniones y de las mil más que las siguieron, guardo de Wata el recuerdo de su sabio silencio, su hablar leve y pausado, la calidez de su acogida, sus atinados juicios sobre el entorno cultural, su apertura a las diversas manifestaciones de la creación y el arte, su transparente sonrisa, su medio pucho (partía los cigarros por la mitad para fumar menos), su carro viejo pero cumplidor porque en él cabíamos todos o casi todos.

Es cierto, los sabíamos, Wata tenía ya un dominio notable del lenguaje y llegaría, como llegó, a un poetizar sencillamente eximio, pero para nosotros era también un amigo al que queríamos entrañablemente. Yo no sé si era su bondad a flor de piel, su cariñoso silencio, su poco decir y su mucho mirar, pero sí sé que se hacía querer por quienes tuvimos la suerte de tenerlo cerca.

Cuando nos tocó despedirlo se me llenaron varias veces los ojos de lágrimas. No quiero exagerar –la exageración era lo más alejado de José-, pero creo que pocas veces, si alguna, he visto tantos ojos llorosos de varones como en el último adiós al amigo Wata. Se nos fue pronto, demasiado pronto, como se nos habían ido tempranamente Tilsa, Tito, Oscar y Pablo Guevara. De José queda para la historia su poesía, sus guiones fílmicos, su aproximación al arte escénico. Para nosotros queda, además y principalmente, su amistad porque desde ella traemos a la presencia y dialogamos con los mensajes que José nos fue dejando en su creación artística y en tardes y noches largas de hablares y de convergentes sentires.   
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario